ATOMOXETINA PARA EL TDAH


La atomoxetina es un fármaco relativamente joven pero ya se ha convertido en el segundo medicamento más utilizado para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad en los niños. Se trata de un fármaco no estimulante que inhibe la recaptación de noradrenalina en el cerebro ayudando a reducir los síntomas más severos de este trastorno.

De hecho, en algunos casos los psiquiatras incluso lo recomiendan como medicamento de elección por encima del metilfenidato, lo cual se debe a que la atomoxetina ha demostrado su eficacia en el tratamiento de los niños que padecen TDAH asociado a cuadros de ansiedad. Además, también es una buena alternativa cuando se sospecha que puede haber abuso de sustancias pues no encierra riesgo de adicción.

La atomoxetina también es recomendada para los niños con TDAH y tics pues se ha podido apreciar que, al contrario del metilfenidato, reduce esos movimientos involuntarios. Sin embargo, estos no son los únicos beneficios de la atomoxetina, hay muchos más.

Las ventajas de la atomoxetina

Los hallazgos científicos más recientes no solo sugieren que el uso de la atomoxetina es eficaz para aminorar los síntomas del TDAH sino que también es un medicamento bastante seguro. Los experimentos realizados con este fármaco han encontrado una disminución de los síntomas de inatención, hiperactividad e impulsividad con tan solo 8 semanas de tratamiento. Sin embargo, lo más interesante es que estos beneficios se mantienen prácticamente a lo largo de todo el día, recurriendo a una dosis única de atomoxetina.

Asimismo, se ha evidenciado que los niños con TDAH que están bajo tratamiento con atomoxetina logran desenvolverse mejor en los entornos sociales y tienen una mejor calidad de vida, en comparación con aquellos que no toman este medicamento. Un estudio realizado en Europa, Australia, Sudáfrica e Israel encontró que el 56,7% de los niños con TDAH que usaban atomoxetina manifestaban una reducción significativa de la gravedad de los síntomas y una mejora sustancial en su desempeño social.
Los efectos secundarios de la atomoxetina

La atomoxetina es un medicamento y, como tal, también produce algunos efectos adversos, aunque por lo general estos son leves y suelen desaparecer a medida que el organismo se acostumbra al tratamiento. No obstante, los problemas más comunes asociados a su uso son las alteraciones digestivas como por ejemplo: náuseas, dolor abdominal, pérdida de peso, hiporexia y epigastralgia. También es común que los niños que toman atomoxetina tengan somnolencia, dispepsia, mareos, cefaleas y fatigas.

Aunque se trata de un efecto adverso menos frecuente, también se ha apreciado un retraso en el crecimiento infantil. Este problema se debe al efecto de la atomoxetina en el metabolismo del niño pero suele ser reversible después de los 18 meses de tratamiento. Aún así, los expertos recomiendan mantener bajo observación la talla y la altura de los niños que siguen este tratamiento, en aras de disminuir la dosis si fuera necesario.

Otro de los efectos secundarios de este fármaco puede ser la irritabilidad. De hecho, las evidencias científicas afirman que alrededor del 8% de los niños con TDAH que se someten a este tratamiento suelen manifestar irritabilidad y, en menor medida, cambios de humor y agresividad.

De forma ocasional, también se han reportado otras complicaciones de tipo alérgico, como rash cutáneo, edema angioneurótico y urticaria; así como casos aislados de hepatotoxicidad. En los adolescentes se ha apreciado un incremento de los episodios depresivos e incluso la aparición de ideas suicidas.

Sin embargo, se debe aclarar que la mayoría de los niños reacciona muy bien a la atomoxetina y que los casos de efectos adversos son raros. Aún así, se recomienda mantener al niño bajo observación y referir cualquier cambio en su estado de salud al psiquiatra, este valorará si es necesario reducir la dosis o recurrir a otro medicamento.

Nota importante: La información que has podido leer en este artículo es orientativa por lo que antes de utilizar cualquier tipo de medicamento deberás acudir siempre a tu médico para que te informe de forma exacta dependiendo de tu caso particular. Esta información en ningún caso debe ser tomado como orientación médica.
Con la tecnología de Blogger.