Cómo preparar los exámenes cuando tienes TDAH




Si tienes TDAH probablemente pasas más tiempo estudiando y necesitas un mayor esfuerzo de cara a los exámenes que otro alumno que no tenga TDAH. Por desgracia, para muchos estudiantes con TDAH todo ese esfuerzo que emplean en preparar los exámenes no se traduce en resultados positivos. La nota del examen puede ser casi tan frustrante como escuchar un “estudia más” de quienes no entienden lo duro que has trabajado.


SÍGUENOS EN FACEBOOK  ↡↡↡

El simple hecho de leer y recordar lo que lees, averiguar qué temas son más importantes para estudiar, organizarte solo, manteniéndote en el camino y reorientándote conscientemente en la tarea… son acciones básicas que otros estudiantes realizan sin tener que pensarlo dos veces, mientras que para alguien con TDAH puede realmente no ser tan sencillo…

Encontrar la mejor manera de estudiar, entender y asimilar la información es un proceso individual, pero aquí te proponemos algunos trucos que podrían ayudarte en tu próximo examen.1
Consejos para preparar los exámenes cuando tienes TDAH:
Pide al profesor información sobre qué temas entran en el examen.

Pregunta específicamente qué capítulos o lecturas debes preparar. ¿Cuáles son los principales materiales que necesitas para preparar el examen? ¿Será una combinación de materiales? También puedes pedir al profesor ayuda para priorizar las áreas de estudio. Reúne toda la información que necesites para preparar ese examen (libro, apuntes, trabajos, temario…) y pídele que te indique en qué debes enfocarte.
Conecta con tu profesor.

Una relación positiva y comunicativa con él puede significar una gran diferencia, especialmente si está bien informado sobre las dificultades de aprendizaje para estudiantes con TDAH. Si no lo está, puedes compartir con él las tareas que te resultan más difíciles y las estrategias que utilizas para aprender. Esto hará que tu maestro sea consciente de  que estás siendo proactivo y de tu interés por aprovechar la oportunidad de aprender, a pesar de las dificultades que vas encontrando. Además, esta actitud ayudará a que el profesor cambie las percepciones erróneas que pudiera tener sobre ti.
Asóciate con un buen compañero.

Si tienes algún compañero en clase que es bueno tomando apuntes, y es una persona amable, abierta y organizada, asóciate con ella. Pregúntale si estaría dispuesto a compartir una copia de sus apuntes para ayudarte a preparar el examen. Tal vez te sorprenda la generosidad de tus compañeros.
Pregúntale al profesor sobre el formato del examen.

¿Qué tipo de preguntas debes esperar? ¿Va a ser de opción múltiple, una redacción, problemas para resolver? ¿Necesitarás memorizar hechos o aplicarlos? ¿Definir términos o comparar y contrastar? Las respuestas que recibas determinarán la forma en que debes estudiar.
Identifica las técnicas de estudio más efectivas.

Una vez que llegue el momento de ponerte a estudiar, necesitarás averiguar qué estrategias funcionan mejor para ti. Para muchos estudiantes con TDAH, el momento de empezar estudiar y el ser capaces de permanecer concentrados mientras estudian es una parte importante de la ecuación. Empieza por fraccionar el temario completo del examen en partes más pequeñas, para evitar sentirte abrumado. Pide ayuda a tus padres si lo necesitas. Establece un horario de estudio del examen. Piensa qué puede motivarte más: empezar por los temas más cortos o sencillos, para avanzar más rápidamente, o empezar por el más difícil para para animarte a seguir después, cuando quede lo más fácil.
Incluye momentos de descanso en el estudio.

Antes de empezar a estudiar planifica algunos descansos para que puedas levantarte y moverte durante un rato. Puedes usar un cronómetro, y establecer 10 minutos de descanso por cada 30 minutos de estudio (el tiempo de estudio y descanso debes adaptarlo a lo que a ti te vaya mejor).
Busca un lugar de estudio libre de distracciones.

Puede que estudies mejor si tienes en la mano un muñeco anti-estrés, escuchando música, mascando chicle, o caminando mientras estudias. Busca las técnicas que funcionen contigo.
Aprende con tus propias técnicas de estudio.

Piensa en tu estilo de aprendizaje y en cómo puedes aprovecharlo para estudiar lo que necesitas aprender. Las flash-cards serán muy útiles cuando necesites memorizar términos, definiciones o teorías. Subrayar lo que leas puede ser útil para preparar exámenes para desarrollar un tema.  Puedes incluso utilizar una estrategia más visual dibujando diagramas y fotos para ayudarte a fijar las ideas. Intenta recordar los conceptos con palabras comprensibles para ti, escribe o escucha repetidas veces lo que has estudiado y utiliza claves mnemotécnicas para recordar la información que te resulte más difícil.
Grupos de estudio.

Los grupos de estudio, cuando están bien organizados y centrados, a menudo pueden mejorar el aprendizaje. Si los grupos grandes te resultan incómodos, tal vez encuentres un amigo con el que estudiar para que te ayude a mantener el rumbo. “Enseñarle” la lección a otra persona puede ser de mucha ayuda en el proceso de aprendizaje. Quizás quieras también valorar la posibilidad de tener un tutor para ayudarte a organizar tus pensamientos, priorizar temas de estudio y para mantenerte bien concentrado.
No lo dejes todo para el último minuto.

Aunque estudiar la noche anterior puede ayudar a recordar hechos concretos, intenta evitar estudiar sobre todo la noche antes de un examen. Prepara tu mochila, asegurándote de que tienes todo lo que necesitas, y trata de descansar lo más posible esa noche.
Haz deporte y come bien.

Hacer ejercicio es fundamental para todas las personas en general, y para los estudiantes con TDAH lo es especialmente. Intenta hacer ejercicio el día antes del examen, para que te ayude a dormir mejor, y desayuna bien al día siguiente, para estar lleno de fuerza y vitalidad. Intenta tener pensamientos positivos: lo importante es el esfuerzo que has hecho y que estás luchando por aprender. Mientras sigas haciéndolo, todo estará bien.
Mantente tranquilo.

Intenta relajarte antes de empezar el examen. Los ejercicios de respiración profunda (diafragmática) pueden ayudar a calmarte: inhala aire lenta y profundamente por la nariz, y exhala soltando lentamente el aire por la boca. Hazlo varias veces seguidas, con un poco de práctica tu cuerpo aprenderá a relajarse.
Lee bien los enunciados.

Lee dos veces las preguntas antes de contestar. Asegúrate de que has entendido bien lo que se pregunta, y si no es así pregúntale al profesor.
Gestiona bien el tiempo.

Llevarte un reloj o un cronómetro al examen puede ayudarte a concentrarte. Intenta asignar un tiempo concreto para responder a cada pregunta del examen, para que no se te vaya el tiempo sólo en una de ellas. Es importante que trates de responder a todas las preguntas, aunque alguna quede incompleta.
Organiza tus respuestas.

Pide permiso al profesor para que puedas disponer de una hoja en blanco (un borrador) donde organizar las respuestas. Por cada una de las preguntas, escribe un pequeño esquema sobre las cosas que sabes al respecto, para que no se te olvide ninguna. Sobre ese esquema del borrador desarrolla tu respuesta en el examen.
Revisa lo que has escrito.

Si tienes tiempo, revisa el examen cuando lo hayas terminado, antes de entregarlo. A veces se nos escapan faltas de ortografía que pueden bajar la nota de un buen examen, o nos olvidamos de que “nos habíamos llevado una”. Asegúrate de que has respondido a todas las preguntas!
Analiza los resultados y descubre cómo y dónde mejorar.

Cuando tengas los resultados del examen, pídele al profesor que se siente contigo para revisarlo. Trata de averiguar dónde has fallado y pídele que te explique cómo podrías haber respondido mejor, y atiende a cualquier otra recomendación que te haga. De esta manera, no sólo conseguirás información sobre cómo hacerlo mejor la próxima vez, sino que además le harás saber al profesor que estás motivado para aprender y que no te vas a rendir.

Creditos tdah y tu
Con la tecnología de Blogger.