SER POSITIVO FRENTE AL TDAH


Imagen: TDAHYYO
No se trata de idealizar el trastorno o a las personas que lo padecen, porque los pacientes con TDAH sufren un impacto negativo a diario como consecuencia de los síntomas. Se trata más bien de abrir los ojos y descubrir las cosas buenas que pueden presentarse y potenciarlas.


Este trabajo de identificación de estos puntos positivos es realmente fundamental como parte del tratamiento del TDAH, puesto que sirve como punto de apoyo, que puede ayudar a nivel de autoestima, relaciones sociales, rendimiento…

Descubrir

El primer paso es descubrir que los síntomas del TDAH: déficit de atención, hiperactividad e impulsividad, si están controlados y se realiza un buen trabajo de dirección, estructura y supervisión, no tienen por qué impactar sólo negativamente en la vida de los pacientes. Además, como en muchos otros aspectos o condiciones de la vida, se puede convertir un síntoma en una oportunidad para diferenciarse y destacar.

Todos los niños tienen sus dificultades, y se trata de ayudarles a superar y controlar sus dificultades médicas y emocionales, para reducir el impacto en su vida diaria. Es una tarea que requiere comprensión, paciencia, perseverancia, dedicación y trabajo, pero que merece realmente la pena cuando se observan los resultados.

Identificar

Debes comprender que cada niño tiene unas características personales y contextuales individuales y que además el TDAH se puede presentar de forma muy heterogénea, por lo que cada caso es único, y no se puede generalizar y esperar un comportamiento y respuesta únicos.

Igualmente, cuando hablamos de las características positivas que puede presentar el TDAH tampoco podemos esperar que todas estén presentes en todos los niños con este trastorno.


Temperamento

Generalmente son optimistas, centrándose en lo bueno y divertido e ignorando lo que no les gusta o no les sale bien. Varios fracasos a lo largo del tiempo puede tener un impacto negativo sobre este optimismo.

Tienen dificultad para recordar aspectos negativos.

No suelen guardar rencor.

Resultan simpáticos y amigables.

Muchos son especialmente bondadosos y no tienen malicia alguna.

Con frecuencia son personas sinceras: dicen lo que realmente piensan/sienten. Actúan de forma espontánea y sincera.

Suelen tener buen humor y resultan divertidos.

La mayoría de las veces están dispuesto a ayudar a otros. Detectan fácilmente las injusticias que los rodean y pretenden solventarlas.


Como requieren tanta motivación para hacer las cosas, suelen ser buenos motivadores y generan cambios en los demás.

Por lo general se sienten bien siendo el centro de atención o el líder del grupo.

Valoran mucho la amistad.

Generalmente están abiertos a conocer gente nueva y a mantener varios grupos de amigos para así diversificar sus actividades.

Los niños con TDAH suelen caer bien a los adultos.

Muchos son muy sensibles.

Suelen mostrar empatía espontánea y ver más allá de la superficie de las personas.

Algunos hablan mucho y pueden llegar a convertirse en excelentes narradores de historias.

Los que presentan hiperactividad-impulsividad suelen tener asociado un rasgo de temperamento: búsqueda de novedades.

Mientras que los que presentan marcada intención suelen presentar otro rasgo: evitación del daño, lo que los hace ser precavidos.

Modo de actuar

Tienden a realizar las actividades que les gustan con muchísimo entusiasmo.
Generalmente son espontáneos.

La mayoría no necesita mucha planificación y se adapta bien a los planes improvisados.

Pueden actuar y pensar muy deprisa, resultando rápidos y ágiles.

Cuando se equivocan buscan alternativas rápidamente hasta dar con la solución.

Suelen ser ordenados en su caos.

Energía

Al tener una gran energía y actividad, muchos sobresalen en deporte y actividades físicas.

Pueden llevar a cabo varias actividades en un mismo día, siempre y cuando les motiven u otras personas les motiven.

En ocasiones se fatigan menos realizando las mismas actividades que otros niños de su misma edad.

Siempre suelen estar haciendo algo porque no toleran el aburrimiento.









Con la tecnología de Blogger.