¿DEBO TRATAR A MI HIJO CON TDAH?





Cuando por fin, tras una evaluación por parte de un especialista, has conseguido ponerle nombre a lo que le pasa a tu hijo, has respirado un poco más tranquilo, pensando que no es que lo estés haciendo todo mal, que tu hijo puede mejorar, que puedes ayudarle…, en ese momento, se plantea una decisión importante para los padres: ¿Debo tratar a mi hijo con TDAH?

A día de hoy son muchos los rumores que circulan sobre los fármacos para el TDAH, su riesgo de adicción, sus consecuencias a largo plazo, sus efectos secundariosTambién surgen corrientes que hablan de un tratamiento con Omega 3 o que si el niño no toma edulcorante y azúcar, se le pasaría el trastorno. Ante tanta información, resulta complicado saber cuál es cierta y cual no, y además puede dificultar la toma de decisión, porque ¿Quién no quiere hacer lo mejor para su hijo?


Este post no tiene, en ningún caso, el objetivo de dar una respuesta a cuál es el mejor tratamiento para tu hijo con TDAH o si debes darle una medicación. Más bien se trata de ofrecer información que pueda ayudarte en tu decisión, para que esté basada en información respaldada científicamente y no en rumores.

La recomendación del especialista

El especialista que ha evaluado a tu hijo y ha realizado el diagnóstico de TDAH es quien debe hacer la recomendación de tratamiento más adecuada para tu hijo. Debes tener en cuenta que el médico ha valorado muchas cosas antes de proponer la forma de tratar su TDAH: la intensidad de los síntomas, el impacto del TDAH en los distintos ambientes, el entorno familiar que rodea al niño, la evaluación del profesor, las comorbilidades… Y esto le permite seleccionar dentro de las distintas opciones de tratamiento, la que más se adapta a las necesidades de tu hijo.

El tratamiento multimodal

El tratamiento multimodal es el más recomendado por los especialistas del TDAH, de acuerdo con la evidencia científica extraída de los estudios que se han llevado a cabo en este ámbito.

TIENES QUE LEER ESTO TRUCOS PARA COMPENSAR EL DÉFICIT DE ATENCIÓN

Está compuesto por el tratamiento farmacológico, dirigido al control de los síntomas nucleares del TDAH, y los tratamientos psicológico y psicopedagógico que se centran en los problemas de conducta y aprendizaje, así como las consecuencias de estos.

Hay familias que prefieren prescindir de la medicación para el TDAH y recurrir únicamente al tratamiento psicológico. Sin embargo, según la guía NICE (National Institute for Health and Clinical Excellence, 2009) existen varias razones por las que puede resultar conveniente el tratamiento multimodal:

• En casos graves, la medicación puede ofrecer efectos más inmediatos de mejora.
El aprendizaje conductual del tratamiento psicológico puede verse favorecido por el uso combinado con el tratamiento farmacológico.
• La combinación de tratamientos puede llevar a reducir las dosis de medicación necesarias, así como aminorar las preocupaciones acerca del uso de la medicación.
Según la edad de tu hijo

En la Guía de Práctica Clínica de la Academia Americana de Pediatría, el tratamiento del TDAH varía en función de la edad, siguiendo los siguientes criterios (AAP. et al, 2011):

En niños de 4-5 años: el tratamiento consiste en terapia psicológica-conductual.
En niños entre 6 y 11 años: se combina tratamiento farmacológico junto con terapia psicológica, apoyo escolar y familiar.

En jóvenes entre 12 y 18 años: se sigue tratamiento farmacológico con el consentimiento del adolescente y terapia psicológica.

Pero en este punto debemos tener en cuenta, que por encima de lo que puedan reflejar las guías, está el criterio del especialista que sigue a tu hijo, ya que es quien dispone de más información sobre el caso. En algunas ocaciones, también puede ser que el especialista tras la evaluación recomiende únicamente tratamiento psicológico conductual.

Un conjunto coherente

Es importante entender el tratamiento del TDAH como un conjunto. Aunque el tratamiento implique medicación, es un tratamiento complejo, y requiere un acercamiento pluridisciplinar.


Esto es algo que hay que tener en mente cuando diagnostican a tu hijo, porque en ese momento es cuando empieza todo el trabajo. Sea cual sea la recomendación de tratamiento que haya hecho el especialista o la que hayas decidido como padre, debes implicarte al máximo. Implicar a sus profesores, a sus tutores, a sus hermanos… Cuanta más comunicación exista entre todos, más probabilidades habrá de llevar a cabo un tratamiento coherente, en el que los esfuerzos de todos vayan en la misma dirección y resulten más efectivos.

La coherencia a veces puede resultar complicada de alcanzar, porque te dejas llevar por el día a día, por las preocupaciones… pero hay que intentar distanciarse un poco de la situación, para que esa perspectiva que tomas sobre las circunstancias, te permita ver las cosas un poco más claras.

Niños con TDAH tratados vs. no tratados

Se han realizado numerosos estudios científicos con el objetivo de comprobar el impacto del tratamiento multimodal, supervisado por un especialista, en las personas con TDAH. En una revisión sistemática de 351 estudios realizados entre 1980 y 2010, sobre el impacto del TDAH a lo largo de la vida, se agruparon los estudios en distintas categorías de impacto: académico, comportamiento antisocial, conducción, uso/abuso de sustancias, obesidad, autoestima y funcionamiento social, y se concluyó lo siguiente:

las personas con TDAH sin tratar tienen peores resultados a largo plazo en todas las áreas evaluadas que las personas que no tienen TDAH.

el tratamiento para el TDAH mejora los resultados a largo plazo en todas la áreas, comparado con los resultados de las personas con TDAH sin tratar, aunque normalmente no alcanzan los niveles de las personas sin TDAH.


Creditos TDAH Y TU 
Con la tecnología de Blogger.