Psicoeducación para padres en el TDAH




La psicoeducación para padres en el TDAH emerge de la necesidad clínica de dotar a la familia de herramientas que le permitan ser más proactivo en la comprensión, abordaje y tratamiento del trastorno. De esta forma se busca aliviar la carga emocional y disminuir el nivel de ansiedad, así como facilitar una intervención dirigida y eficaz en el TDAH.


¿Qué es la psicoeducación para padres en el TDAH?

La psicoeducación para padres en el TDAH es un formato de enseñanza que tiene como objetivo ayudar en el proceso de adaptación que supone la aceptación del diagnóstico de TDAH en un hijo. Supone asumir nuevos retos y enfrentarse a situaciones que quedan fuera de control, generando un marcado nivel de ansiedad. En ese momento la palabra se superpone a la persona y crea una realidad que ya estaba presente y, que al quedar al descubierto, toma entidad propia para entrar en la vida sin invitación.

Es por tanto, el paso previo a cualquier tratamiento o intervención terapéutica, donde se asientan las bases y se establece la línea de salida para alcanzar las metas terapéuticas.

Como profesionales, nuestro papel es garantizar que los niños reciban un tratamiento personalizado e individualizado, adaptado a sus necesidades, y diseñar un plan de intervención psicoeducativo para padres, que les permita una mejor comprensión y gestión de las situaciones.

¿En qué consiste el programa psicoeducativo?

Las orientaciones psicoeducativas que se proponen a continuación incluyen dimensiones relativas a la información/educación, conductuales y cognitivas que son respaldadas por los procedimientos más vigentes en materia de TDAH1.

 Psicoeducación informativa

La psicoeducación informativa constituye la primera parte de la intervención y consiste en sesiones grupales dirigidas a proporcionar un mejor conocimiento de todos los aspectos que engloba la patología del TDAH y que tiene la siguiente estructura:

Qué es el TDAH: donde se explica en qué consiste el trastorno, sus características, síntomas, causas y factores asociados.

Diagnóstico del TDAH: cómo se lleva a cabo, que pruebas nos pueden ayudar y orientar en su elaboración. Comorbilidad.

Tratamiento del TDAH: Tratamiento farmacológico y psicoterapéutico. Beneficios de los mismos. Manejo y abordaje en el medio familiar.

El TDAH y la escuela: el TDAH en el ámbito escolar y como se puede intervenir desde los centros educativos.

Es una etapa breve del proyecto en la que se prioriza la transmisión de información acerca de la enfermedad. Tiene una eficacia limitada, pero permite acceder al conocimiento para modificar actitudes y conductas que se pueden trabajar posteriormente.

Psicoeducación conductual

La psicoeducación conductual, es la segunda parte de la intervención y consiste en, mediante estrategias efectivas (manejo de contingencias, técnicas de modelado, refuerzos, economías de fichas, extinciones, tiempos fuera, estímulo-conducta, etc.) de abordaje grupal e individual sobre la conducta problema, que permitan un funcionamiento adaptado y eficaz en el medio familiar; y que está supervisado por un profesional. De igual forma se contribuye a gestionar el desbordamiento emocional que sufre la familia en el manejo cotidiano de estas situaciones.

Se trabaja sobre casos prácticos que llevan los participantes al grupo, de una situación problema, creando una discusión sobre las intervenciones llevadas a cabo y qué corrección debe realizarse para que sea una actuación eficaz y terapéutica.

Por ejemplo, si el menor actúa diciendo las cosas a gritos y le regañamos gritando, estamos manteniendo la conducta problema con el ejemplo de nuestra intervención, ya que ejercemos influencia como modelos en el aprendizaje de comportamientos. Sin embargo, si al señalar la conducta problema, mantenemos un aire calmado, sereno pero firme y sin crispación, favorecemos la imitación siendo firmes ante la petición de una conducta adecuada.

Beneficios de la psicoeducación para padres en el TDAH
La psicoeducación para padres en el TDAH induce cambios en los padres tras recibir asesoramiento y entrenamiento por parte de un terapeuta especialista en TDAH.

Genera un mejor conocimiento de la patología y permite un abordaje funcional, con pautas de manejo y resolución de situaciones de conflicto de forma productiva, ya que se llevan a cabo de forma coordinada y complementaria.

En este proceso es importante el intercambio de información y experiencias compartidas entre los padres que participan, de forma que se sienten apoyados y supervisados para llevar a cabo una intervención adecuada.

Se observa que disminuyen las problemáticas en todas las áreas analizadas, mejorando de forma significativa las conductas problema tanto en el contexto familiar como en el escolar.

Con la tecnología de Blogger.