TDAH Y ALTAS CAPACIDADES



¿Están asociados TDAH y Altas Capacidades?

La unión del TDAH y las Altas Capacidades no es algo raro. Tu hijo puede tener ambas cosas. ¿Por qué? Pues porque no existe una relación directa entre el origen del TDAH y el de las Altas Capacidades Intelectuales. Lo que si es posible, y que es otra cosa, es que las dificultades de atención puedan influir en el rendimiento de los niños con TDAH. Pero estaréis entonces de acuerdo en que no se debería a un problema de inteligencia, sino más bien, de capacidad de concentración.


Las zonas del cerebro en las que se localiza la inteligencia son completamente diferentes a la región cerebral en la que se controla la atención, la hiperactividad o la impulsividad. De modo que no tienen por qué estar afectadas a la vez. Más bien puede ocurrir todo lo contrario, que aparezcan síntomas de TDAH y que se manifieste de forma simultánea una inteligencia por encima de la media.

De hecho, cuando se presentan TDAH y Altas Capacidades en una misma persona, a veces las pruebas que se le realizan pueden llevar a engaño. Tanto es así, que lo habitual es que un niño con TDAH y Altas capacidades haga bien los tests de inteligencia y también los de atención. Por lo que su trastorno puede pasar desapercibido. Esto se debe a lo que comentábamos antes: la inteligencia compensa las dificultades de atención en el momento de realizar los tests. Y concretamos aquí que es en el momento de realizar los tests, porque esto no quiere decir que sea capaz de compensar su déficit de atención en la vida diaria, y en las condiciones habituales a las que se enfrente. Igualmente, hay que tener en cuenta que las dificultades de atención influyen en la capacidad de desarrollo de su potencial en los tests de inteligencia. Por tanto, tanto el resultado de atención como el de inteligencia pueden reflejar niveles medios por la compensación entre inteligencia y TDAH.


¿Puede retrasar el diagnóstico de TDAH?

Definitivamente sí. La obtención de resultados normales en las pruebas que se realizan, hace que muchos niños nunca lleguen a ser diagnosticados o que lo hagan con un retraso desproporcionado. Mientras, las dificultades en la escuela o en casa se mantienen y en muchos casos, crecen, perjudicando de forma importante la evolución personal de cada niño.


Hay que tener en cuenta que en el TDAH, el retraso en el diagnóstico causa un impacto muy negativo en quien lo padece y también en su familia, que no entiende lo que pasa, se culpa, se estresa por lo complicado que resulta el manejo y que cada vez se van agobiando más… Hay que estar alerta.

¿Cuándo es su momento de mayor dificultad?

La evolución a lo largo de la vida de estos niños con TDAH y Altas Capacidades depende de que se haga una adecuada detección de ambos. En general, la adolescencia es el peor momento para los chicos con TDAH, siempre y cuando no se haya detectado precozmente, ya que se presentan la rebeldía e impulsividad propias de la edad asociadas a la constante frustración y sentimiento de baja autoestima que suelen desarrollar estos niños. Esta situación puede ser muy perjudicial para las relaciones familiares y sociales.

Por todo ello, es fundamental insistir en lo importante que es que las familias y colegios tengan una correcta y completa información, para evitar ausencias de diagnóstico o retrasos en el mismo. Una detección temprana no es más que una posibilidad de evitar complicaciones.



¿Cómo podemos ayudarle a superar sus dificultades?

Pues hay una serie de consejos comunes para todas las familias que se encuentren con esta situación:

Intentar entender a tus hijos.

Aunque no sepan por qué pasan las cosas ni a veces cómo resolver las situaciones. Los niños necesitan ayuda y apoyo por parte de sus padres.

Favorecer la comunicación con tus hijos.

La confianza mutua y la comunicación desde las primeras etapas del desarrollo son fundamentales en el proceso educativo. La implicación del entorno familiar, social y la escuela también juegan un papel primordial en la red de apoyo que necesitan estos chicos.


Creditos  TDAH Y TU
Con la tecnología de Blogger.