10 CONSEJOS PARA QUE LOS NIÑOS CON TDAH COMAN




Los niños con TDAH, tanto inatentos como hiperactivos muestran dificultades para controlar y manejar su actitud en la mesa en cualquiera de las comidas del día.

El niño inatento suele distraerse y olvidarse de que está en la mesa comiendo. Mientras que al niño hiperactivo le puede resultar difícil quedarse quieto delante del plato de comida. Esto es difícil de evitar, sin embargo, se pueden emplear técnicas que nos ayudarán a centrar al niño en la comida.

¿Qué puedes hacer tú para que tu hijo coma?

Toma nota de los siguientes consejos…

1. Hacer partícipe al niño de la preparación de las comidas

El niño comerá con satisfacción una comida que haya ayudado a elaborar, podemos pedirle que nos ayude a preparar cenas sencillas durante la semana y el desayuno o merienda el fin de semana, que el niño tiene más tiempo libre. Además, esto ayudará al niño con TDAH a ser cada día más autónomo.

2. Crear buenos hábitos alimenticios

Lo conveniente sería realizar 5 comidas al día y respetar los horarios y normas alrededor de la mesa. Es difícil controlar todas las comidas de día, ya que algunas coinciden con el horario escolar y no se hacen en casa, pero no por ello debemos de olvidarlas. Su alimentación debe de ser variada y aportar los nutrientes adecuados para su desarrollo. Puedes consultar los consejos nutricionales para niños con TDAH (link al artículo publicado la semana pasada en tdahytu.es – ya está aprobado).

3. Fortalecer la autonomía

Lo conveniente sería realizar 5 comidas al día y respetar los horarios y normas alrededor de la mesa. Es difícil controlar todas las comidas de día, ya que algunas coinciden con el horario escolar y no se hacen en casa, pero no por ello debemos de olvidarlas. Su alimentación debe de ser variada y aportar los nutrientes adecuados para su desarrollo. Puedes consultar los consejos nutricionales para niños con TDAH (link al artículo publicado la semana pasada en tdahytu.es – ya está aprobado).

4. Comer en familia

Es motivación para el niño comer con la familia. Además fortalece su vínculo familiar y le demuestra que no se le exige a él, nada que no se le exija a otro miembro de su familia.
5. Hacer de la comida un momento de relajación
Es aconsejable no estar riñéndole constantemente: “Niño siéntate”, “Comete la comida sin dejar nada”, “qué malas notas has sacado”, etc. Cuanto más nervioso esté, más difícil le resultará centrarse en la comida.

6. Evitar las distracciones

No es aconsejable llevar juguetes o ver la televisión durante las comidas. Debido a las circunstancias actuales, sentarse a la mesa es uno de las pocas situaciones en los que la familia se reúne. Es un momento adecuado para la comunicación familiar.

7. Hacer comidas creativas

Se puede jugar con las formas, colores y texturas de los alimentos para crear platos nutritivos y que “le entren por los ojos” al niño.

8. Utilizar la psicología

Por un lado, si suele quejarse de la cantidad de comida que se le pone en el plato, podemos utilizar platos grandes, de esta forma parecerá que hay menor cantidad de comida. Otro aspecto a trabajar es no reñir, e intentar convencer con argumentos que no nos pueda rebatir el niño para que se alimente correctamente.

9. Reconocer cualquier avance a la hora de la comida por pequeño que sea

La autoestima en los  niños con TDAH es muy importante, sobre todo en los inatentos. Aunque nos parezca un avance mínimo, si hoy ha conseguido comer una cucharadita más de comida, hay que hacérselo ver como un logro.

10. Ser paciente, firme y constante

Cambiar los hábitos y conductas de los niños no es tarea de unos días. Puede suponer un gran reto y en algunas ocasiones, los grandes avances se ven de repente frustrados por retrocesos que no esperamos. Hay que ser paciente con estos niños. No hay que olvidar que sufren un trastorno que hace que actúen de esa manera. Un niño hiperactivo no se va a poder quedar quieto durante la hora de la comida. Un niño inatento se distraerá por cualquier cosa. Por supuesto, hay que mantener la disciplina a la hora de la comida, sobre todo si tiene hermanos, ya que debemos tratar a todos de la misma manera; hay que ser constante en las estrategias en torno a la mesa. El niño con TDAH tiene saber que hay unas normas claras y establecidas que deben cumplirse y que no van cambiando cada día como nos convenga.

Una buena medida para mejorar el comportamiento de tu hijo con TDAH en la mesa es que tengas en cuenta que somos un ejemplo para nuestros hijos. Si queremos que coman una variedad y cantidad adecuada para su desarrollo, tenemos que demostrárselo y hacerlo nosotros mismos. No puedes exigirle al niño con TDAH que coma alimentos que nosotros no comemos o tener unas conductas alrededor de la mesa que los adultos no cumplimos. Si al niño no se le deja ver la tele, el adulto no puede estar con el móvil.
Con la tecnología de Blogger.