CAMBIOS EN EL ESTADO DE ÁNIMO EN TDAH





Los niños con TDAH pueden presentar cambios extremos y frecuentes en el estado de ánimo, y pasar de sentirse felices y animados a enfadados y frustrados. Estos cambios en el ánimo pueden ser consecuencia de acciones o situaciones concretas, pero además, pueden producirse por lo siguiente:

Baja autoestima

Un niño puede tener baja autoestima, desarrollada a lo largo del tiempo, como consecuencia de las respuestas negativas recibidas de otras personas.

Tendencia a extraer conclusiones precipitadas

La gente con TDAH puede tener tendencia a juzgar precipitadamente, sin disponer necesariamente de pruebas, lo que genera un cambio en el estado de ánimo acorde con su conclusión precipitada.

Desaparición de los efectos de la medicación

Si un niño toma medicación, puede experimentar alteraciones en el estado de ánimo cuando ésta deja de hacer efecto. Si persiste, tal vez sea necesario ajustar la dosis o el tipo de medicamento bajo la supervisión y recomendaciones del médico especialista.

Enfermedades concomitantes

Además del TDAH, estos niños pueden padecer depresión o ansiedad, puesto que la comorbilidad con otros trastornos es bastante frecuente.
¿Cómo puedes ayudarle?
Los padres pueden tratar de ayudar al niño a controlar sus estados de ánimo, en especial si son negativos, hablando y animando al niño para que siga los pasos que te explicamos a continuación:

Pensar…

Sobre lo que siente, basándose en lo que ocurre en ese momento y en hechos conocidos.

Rechazar…

Los pensamientos que nos estén basados en acciones actuales y hechos conocidos.

Reconsiderar la situación…

Si un pensamiento negativo se basa en lo que sucede en ese momento, no necesariamente tiene que derivar en un sentimiento o estado de ánimo negativo. Si se analiza otra vez lo que sucede, tal vez el niño pueda ver las cosas desde una perspectiva diferente, más positiva.

Ejercicio práctico para controlar el estado de ánimo

Un ejercicio sencillo que puede ayudar a controlar los estados de ánimo inadecuados consiste en pedir al niño que haga un dibujo de lo que le molesta o le hiere, y comentar después qué preferiría que le sucediese. Este ejercicio le hará ser más consciente de sus emociones y sentimientos en relación con otras personas.
Con la tecnología de Blogger.