EXPLOSIONES DE IRA ¿CÓMO AFRONTARLAS?



Cuando predomina el carácter hiperactivo/impulsivo o cuando el TDAH está acompañado de un Trastorno Negativista Desafiante, hay bastantes posibilidades de que los niños sufran explosiones de ira.

Aunque el enfado y la frustración son sentimientos naturales, las explosiones de ira manifiestan el enfado de una forma violenta y agresiva, sin control alguno. Estos ataques de ira son destructivos y pueden acarrear diversos problemas en el entorno social de quienes los padecen.

Sin embargo, es posible aprender a reconocer las señales de aviso y los factores que desencadenan estas reacciones, permitiendo abordarlos antes de que sean incontrolables.

CONSEJOS INDISPENSABLES PARA AFRONTAR UNA EXPLOSIÓN DE IRA

No te lo tomes como algo personal.

No debes interpretar que la ira del niño va dirigida contra ti, debes distanciarte un poco y ubicar las observaciones del niño en su contexto.

Intenta distinguir entre el niño y la conducta.

Los niños con TDAH pueden tener un menor control de sus emociones que otros niños, por lo tanto no le culpes o le guardes rencor por una explosión de ira. Aunque resulte difícil cuando el niño tenga comportamientos hirientes, hay que tener en cuenta que es fruto de su problema de conducta y no culpar al niño.

Retírate unos minutos.

Aléjate de la situación de ira durante unos minutos para tranquilizarte, para evitar decir o hacer algo que puedas lamentar más tarde. Permite también que el niño se distancie de la situación (si es posible) para que se pueda calmar.

Cuéntaselo a alguien posteriormente.

Habla de las explosiones de ira con otras personas, por ejemplo otros padres o profesores que hayan vivido situaciones similares. Esto puede ayudarte a reevaluar la situación y conocer otras formas de abordar la ira que hayan sido eficaces.

Deja que el niño exprese su ira de forma segura.

Puedes permitirle que golpee un cojín con un periódico enrollado por ejemplo, o que patalee en el jardín. Esto le permite liberar tensión física y energía acumuladas de una forma más controlada. Después, estará más tranquilo y relajado para comentar sus sentimientos.

¿CÓMO REACCIONAR ANTE UNA EXPLOSIÓN DE IRA?

Afrontar una explosión de ira puede ser una tarea difícil para los padres y profesores de los niños con TDAH. Estas pautas pueden ser de gran ayuda para enfrentarse al ataque, calmar la situación y dejarla atrás:

Espera a que el niño se calme, tarde lo que tarde.

Intenta escuchar al niño para entender los motivos de su cólera.

Explícale que quieres entender qué es lo que le ha pasado.

Escucha las explicaciones que te de.

Escucha también a los otros niños que hayan participado en el incidente.

Habla con él de las emociones y sentimientos que hay detrás de la ira.

Comentad juntos cómo se puede salir de esta situación e intentar evitar los sentimientos que pueden producir futuras explosiones de ira. Si le cuesta expresar con palabras lo que siente, propónle que lo haga a través de un dibujo.

Si el niño con TDAH tiene problemas para expresar sus sentimientos y no es capaz de exteriorizar verbalmente cómo se siente, te recomendamos que consultes las Herramientas para expresar la ira.
Con la tecnología de Blogger.