NIÑOS CON TDAH: PONTE EN SU LUGAR




¿Existe acaso alguna otra forma de comprender a los demás? ¿De que seamos capaces de ver las cosas como las ven ellos? ¿De sentir como lo hacen otros?


Son muchas las personas que padecen TDAH y que se enfrentan a diario con el estigma social que supone el trastorno. Se les ponen etiquetas como “vagos”, “malcriados”, “indisciplinados” o incluso “intelectualmente discapacitados”…  Un claro reflejo de la falta de información sobre el trastorno en la sociedad y la escasa comprensión a aquellos que lo padecen.

Resulta cómodo y sencillo opinar desde fuera. Lo mal que lo hacen los demás, lo poco estrictos que son en la educación, cómo de grande les queda el papel de padres… Es fácil que pienses que en su lugar, tú lo harías mucho mejor.

Pero eso no es ponerse en el lugar de los afectados por el TDAH. No es ponerse en el lugar de sus padres, hermanos, abuelos o amigos. Es juzgar. Es creerse mejor que ellos.

Ponerse en su lugar de verdad, implicaría que por un momento pensases en que buscar culpables en esta historia no tiene sentido, que más vale invertir ese tiempo en buscar soluciones y colaborar. También supondría que dejases de negar la existencia del trastorno, que es muy doloroso para los afectados y sus familias, porque se sienten rechazados e incomprendidos. Ponerse en su lugar significaría que eres capaz de adaptar el entorno en lugar de obligarles a entrar con calzador en un molde establecido. Y además, tendrías que comprender el sufrimiento que implica recibir constantemente comentarios negativos, críticas, rechazos, burlas y sentirse cada vez más solo. Ponerse en su lugar significaría que valorarías cada esfuerzo por atender en clase, por acordarse de apuntar los deberes, por estarse quieto durante la cena… Comprenderías que es un trastorno y no un niño malcriado e insoportable.


Pero tienes que saber una cosa. Si te pones en su lugar corres un riesgo. El riesgo de comprenderles. De darte cuenta de su sufrimiento. De darte cuenta de que simplemente comprendiéndoles mejor, estás ayudándoles. Estás a su lado. Y cuantos más nos pongamos en su lugar y les comprendamos,  menos tendrán que pelear ellos y sus familias por que puedan llevar una vida plena y satisfactoria. Creo que merece la pena… Abrir los ojos es sólo un momento.

¿Te atreves?

PONTE EN SU LUGAR

Creditos tdah y tu
Con la tecnología de Blogger.