¿Debería mi hijo tomar un descanso de los medicamentos para el TDAH?





Para algunos niños, puede ser buena idea dejar de tomar sus medicamentos para el TDAH durante el verano. Para otros niños, tomarse unas “vacaciones de los medicamentos” podría ser un error. Decidir qué hacer requiere que tanto los padres como los médicos consideren varios factores:

Cómo se comportan los niños cuando no están tomando sus medicamentos
Si ellos tienen efectos secundarios con los medicamentos
Qué estarán haciendo durante los meses del verano

Años atrás, muchos médicos pensaban que todos los niños que usaban medicación para el TDAH necesitaban tener “vacaciones de medicamentos” ocasionalmente. En ese entonces, se creía que los medicamentos podían atrofiar el crecimiento del niño. Pero ahora sabemos que la mayoría de los niños que toman medicamentos para el TDAH no tienen problemas graves con su crecimiento a largo plazo.

Sin embargo, existen algunas razones para reducir la dosis o suspender el medicamento durante el verano. Podría no ser una mala idea si su hija es muy pequeña para su edad. Lo mismo se aplica si su hija pesa menos del promedio para su edad. Si el medicamento afecta su apetito tendría sentido reducir la dosis durante el verano.

Otra razón por la que algunos niños suspenden la medicación es porque no la requieren demasiado cuando no están en clases o haciendo sus tareas. Discútalo con el médico de su hija. Si está de acuerdo en suspender la medicación durante el verano, podría recomendar reiniciar con una dosis reducida una semana antes del regreso a clases.

Los médicos con frecuencia emplean ese método de transición para que los niños no vayan a sentirse demasiado nerviosos al reiniciar la medicación después del verano a la dosis que acostumbraban. Este método tiende a usarse cuando los niños han suspendido el medicamento por más de una o dos semanas.

Pero hay muchos niños que necesitan medicación para el TDAH no solo cuando van a la escuela y para hacer la tarea. ¿Su hija necesita la medicación para que la ayude con cosas como seguir instrucciones o socializar con otros niños? Entonces, probablemente sea buena idea que continúe usándola.

El verano puede ser bastante desagradable si su hija tiene problemas con otros niños a menudo. Suspender la medicación también puede causar excesivos cambios de ánimo en algunos niños.

Otra razón por la que muchos niños continúan tomando sus medicamentos durante el verano es que pueden ayudar a reducir las conductas riesgosas. Cosas como el aburrimiento y la baja autoestima pueden generar que algunos niños con TDAH se expongan al peligro o expongan a otros. Esta es una preocupación constante, pero puede ser especialmente importante en el verano cuando los niños tienen más tiempo libre.

Mientras piensa qué hacer, tenga en cuenta que su decisión no tiene que ser del tipo todo o nada. Por ejemplo, ¿su hija asistirá a una escuela de verano? Si es así, entonces podría ser recomendable continuar con la medicación durante al menos las semanas que asista a clases.

Además, la escuela de verano a menudo dura unas cuantas horas por la mañana. Tomar un medicamento para el TDAH de acción rápida podría funcionar bien esos días.

El campamento es otra actividad a considerar cuidadosamente. He escuchado historias sobre padres que envian a sus hijos al campamento sin sus medicamentos para el TDAH y ¡sin notificar al personal que sus hijos tienen TDAH! Esto puede generar todo tipo de problemas.

Algunos niños necesitan sus medicamentos para que los ayuden a socializar adecuadamente con otros niños. Otros niños pueden necesitarlos para mantenerse concentrados mientras aprenden nuevas habilidades y rutinas. Ya sea que su hija asiste a un campamento por el día o a un campamento donde pasa la noche, tomar medicamentos para el TDAH podría ayudarla a participar en las actividades de manera más plena y efectiva.

Para campamentos por el día, los medicamentos de acción prologanda pueden ser suministrados en casa tal como se hace cuando el niño asiste a la escuela. La mayoría de los campamentos donde los niños se quedan a dormir cuentan con una enfermera u otra persona cuya labor es guardar los medicamentos en un lugar seguro y que se administren a las horas establecidas.

Ya sea que decida que su hija continúe tomando su medicación durante el campamento o suspenderla, es recomendable informar al personal del campamento. Comentar las estrategias de comportamiento que funcionan para su hija, tanto en la casa como en la escuela, puede facilitar la transición al campamento. ¡La preparación es la clave!

Y por último, pero no menos importante, mientras se debate si debería suspender la medicación para el TDAH, asegúrese de hablar con el médico de su hija. Juntos decidirán cuál es el mejor plan para su hija durante el verano.

Con la tecnología de Blogger.